martes, 26 de agosto de 2008

VERANO 2008. CENANDO EN LA TERRAZA.

Entre trabajos de perros, trabajos de hamacas y Folladas a destajo, apenas me queda tiempo para mi. Esos instantes privados los paso, o bien cagando con señorio y un comic, o bien tumbado al sol bien embadurnado de crema.

En estas que me encuentro al sol. Tranquilo. Respirando brisa. Ojos cerrados. Casi como si fuera feliz.

A mi lado alguien pone su toalla y me salpica con arena. Me cago en Dios sin abrir los ojos.

- ¡¡¡Uy!!!... perdona. Voz de hembra dulce. Yo diria que pelo negro y muy corto. Redondita y culona.

Abro los ojos. Casi acierto. Piel bronceada. Pelo largo y recogido. Se unta crema en las tetas y estas brillan como croasanes. Intento quitarme la arena de la crema antisolar. Imposible. Rasca.

- Mi brazo parece un croqueta.
- Conozco un sitio donde hacen unas croquetas de calamares en su tinta impresionante.
- Este presunto enterramiento que ha pretendido hacer conmigo exige una correccion inmediata. Quiero la dirección de ese lugar... ¡y lo quiero ya!.- Pongo voz de actor de teatro. ella sonrie.

Se gira hacia su bolsa, saca un trozo de papel de bater mal enrollado y dibuja el plano de situación del lugar. Me lo entrega con media sonrisa. Esta muy cerca de donde vivo. Subir una cuesta y bajar otra cuesta. El sitio se llama "LA TERRAZA".

- ¿Vas a menudo a este lugar?
- Si, me pilla al lado del trabajo.
- Y si no tienes novio.. ¿cenarias conmigo esta noche?
- Pues no te lo creeras, pero rompimos ayer.

Como yo soy muy creyente, quedo con ella a las 10 en la esquina de la calle Jorge Manrique con Miguel de Cervantes en la Nueva Andalucia. Aparece radiante, con taconazos imposibles y a la moda de las chicas del Puerto Banus, una traje-camiseta larga y brillante que hace las veces de falda muy corta... pero muy corta. Cuando se sienta en la mesa que nos asignan en La Terraza, trago saliva como un perro moribundo... sus muslos son de infarto. No quiero imaginarme su coño.



Cenamos. Risas. Vino blanco. Fritura malagueña para dos. Conchas Finas. Cañaillas. Brochetas de mero. Calamares fritos. Croquetas de calamares en su tinta y de cabrachio... y mas vino blanco. Pido la cuenta. 40 euros. Increible. Pago y dejo propina de 10 euros mas. Lo merece el sitio y la gente que curra aqui.

- ¿Un paseito por la playa y un revolcon en la arena para hacer mas croquetas?.- pregunto a la dama, más cachondo que siete.
- Me encantaria ... pero es que yo soy puta. Trabajo aqui mismo, unos metros más abajo.
- ¿Pero puta de viciosa o puta de 20 la mamada, 30 sin condon, 60 completo?
- No.. soy puta de 50 mamada siempre con condón, 100 completo y 150 con anal.

¡Y yo que pensaba que la velada me habia salido barata!...

Miro en mi cartera.

- Tengo 150 pavos justitos... no voy a poder dejarte propina.

Ella sonrie muy picara.

- No te preocupes. En esto del follar, de la propina ya me ocupo yo.




PD.- En los días que llevo por aqui abajo, Sandra y Leandro me han invitado a cenar en muchos sitios del Puerto Banus y Marbella. Lujosos y carisimos. Pero "La Terraza" es acojonante en calidades y a unos precios de los que relatan nuestros abuelos. Si pasais cerca, acercaos y visitadlo. Lugar perfecto para cucarachas. Las putas 200 metros más abajo. De momento no hay putos... pero me lo estoy pensando.

3 comentarios:

ella y su orgía dijo...

Pues sí que tuviste suerte, sí. Tú, donde pones el ojo...

Besos orgiásticos

J dijo...

Que pasa tronco,
Me congratula de que sigas por allí para relatar tu particular evocación de las gestas de Esteso y Pajares.
Eso si no estás de puteo y escribes desde el sofá de tu casa a una mano...

Cuidado con los mejillones en mal estado, y con la gonorrea.

Saludos.

Anónimo dijo...

Se acaba el mes, pero tu no te acabes.
Kises.