jueves, 13 de agosto de 2009

VERANO 2009. VOLVIENDO DEL INFIERNO.

¡Y yo que me quejaba cuando me servían el café caliente!

He vuelto... ¡Hola!

La madrugada del lunes salimos desde Roquetas a nuestro lugar de trabajo a las 5 de la mañana. He follado con mi peluquera hasta reventar. Me ha dado una botellita de su aceite corporal y he memorizado las dos frases básicas de su conjuro sexual.

La noche es fresca. En la autopista nos dirigimos hacia Murcia y giramos en la dirección contraria a Mijar, hacia Cabo de Gata. Un sitio precioso... dicen.

Nos metemos entre plásticos. El coche pasa justo entre paredes de plásticos. El mundo huele a plástico. Paramos en medio de plásticos. La vivienda es una construcción cuadrada de hormigón sin encalar. Lo llaman "el Cortijillo". Somos los primeros en llegar. Abren la puerta. El calor de dentro mete una hostia cuando sale. Dejamos nuestras cosas. Llegan los demás. Todos preguntan por el único blanquito.

Una furgoneta nos lleva al trabajo... Aun es de noche.

Entramos en el invernadero. He estado en saunas en las que no te dejan más de dos minutos con temperaturas como esta. Mi labor es poner hierros, con alambres, desde el techo al suelo. Es fácil. Amanece. Trabajamos en silencio. El calor aumenta progresivamente. Me quito la camiseta y bebo agua. Todos me lo han dicho "bebe agua aunque no tengas sed". Sigo trabajando. El sol cada vez más alto. Empapado en sudor. Estoy concentrado en mi trabajo. Nada más existe a mi alrededor. Solo mi mano, las tenazas y el alambre. El calor ES...

Estoy muy concentrado... muy concentrado... muy concentrado... muy....


Cuando abro los ojos, estoy rodeado de sombras opacas. Algunas sonríen con enormes dientes blancos. Me sale la frase de la resaca habitual "¡A FOLLAR!". Estoy fuera del invernadero. A la sombra. Empapado en agua. Pregunto la temperatura fuera "40 grados"... paso de saber la que hay dentro. Me han sacado y no saben el tiempo que he estado desmayado. Aquí no hay médicos. Me dejan descansar, pero poco... aquí se cobra por el trabajo del grupo... si uno no cumple su parte, los demás cobran menos.

He vuelto al trabajo. Paro cada 20 minutos. Salgo fuera. Fumo, bebo y sigo. Nos recogen a la una de la tarde. Nos dejan en el cortijillo. Se hace la comida entre todos. Nos tumbamos a dormir. Cuando me despierto con ganas de mear es martes, noche y queda una hora para comenzar a trabajar de nuevo.

Se repite la rutina.

Cuando termine la semana, habré ganado de forma honrada y con el sudor de mi frente 500 euros. Lo que gano en 5 horas trapicheando en la playa... Extremos en los márgenes.

El martes por la tarde se hace una timba de cartas entre trabajadores de diferentes "Cortijillos" en una especie de plaza con mansión, en medio de los invernaderos. Si no te traen, imposible llegar al centro del laberinto. Aqui viven 23 Putas rubias y de ojazos verdes. 50 euros por polvo que te descuentan al final de cada semana. Son putas tristes que follan con sudaneses sin esperanza... Estoy en casa.

Despues de horas en el peor de los trabajos sobre la tierra, mis compañeros aun son capaces de deslechar . Tienen pollas grandes pero que no crecen cuando se empalman... solo se levantan hacia delante. Alucinan cuando mi pollita oscura crece 4 veces su tamaño... "tienes cuerpo de blanquito y serpiente sudanesa"... exageran al más puro estilo andalú... pero estoy sin fuerza para meterla.

En la mansión del centro de este universo, vive el dueño de las putas, los negros y los cultivos. Un millonario almeriense barrigón de unos 65 años al que apenas se le entiende cuando habla, casado con una rumana impresionante de unos 26. La rumana me mira. Le gusta el blanquito entre tanto negro. El dueño mira a la rumana y después me mira a mi. Escupo. Erupto. Me tiro un pedo. Me rasco los cojones. Escupo de nuevo. La rumana deja de mirarme y su marido también. No quiero líos.

Comparto mis cigarritos de la hierbamasguena con todo el mundo. Ellas dejan por un momento la farlopa o el jako. Todos fumamos. Ellos bailan con palos como si cazaran leones. Ellas cantan coplas tristisimas de huerfanas abandonadas en la nieve. Nos hermanamos con el humo... haciéndonos aun más invisibles.


La segunda noche duermo mucho mejor.

El miércoles me vienen a buscar. Alguien pregunta por "el blanquito que se desmaya". Salgo de mi invernadero. Un tío con coleta me dice que su jefe me esta buscando. Tiemblo. Me tenso dispuesto a tumbarle de una hostia y salir corriendo. Se da cuenta. Me tranquiliza "Mi jefe es la competencia de ese otro jefe que tenias en las bicicletas".

Termino mi trabajo. Acompaño a mis compañeros al cortijillo. Como con ellos. Me despido. Salgo mientras duermen la siesta. Dejo 30 trockolos sobre la mesa.

Me sacan del laberinto.... no dejo migas para volver.


Media hora después llegamos a Nijar. Me meten en un piso con aire acondicionado. Me recojerán a las 10 de la noche. Me ducho. Me duermo. Me despierto. Encuentro un ciber. Estoy tomando granizado de café mientras escribo esto. A través de la ventana baja el sol... A lo lejos, hacia Cabo de Gata, mis compadres de plásticos y Cortijillo estarán tumbados sobre sus camastros pensando en la suerte de ser blanco en el paraíso...

O no!!!...

Atardecer en los plásticos
Hecha con cutre- cámara digital.
Todo en automatico.

Me dice la dependienta del ciber que esta es la noche de las estrella fugaces, las lágrimas de San Lorenzo... pues no tenia yo ni puta idea al respecto de esas cosas.

10 comentarios:

(O no) dijo...

Pues si, las lágrimas de San Lorenzo... cuando se dejan ver bien, es un espéctaculo maravilloso; un órgasmo visual...

Te leo como si estuviese en el cine mirando una pelicula dijo...

Resultas excitante.

Jezabel dijo...

Hala.
La próxima vez q metas la gamba vente q te escondo yo que ni te miro el jeto ni te toco, lo juro, que los golpes de calor son muy peligrosos!! Que mal body se queda al de comprobar que se admiten contratoS legales para trabajos ilegales y esclavitud, el estado y el negrero se dan la manita y engañan a las conciencias. Esta copla es casi más peor que las de huérfanas en la nieve...
besos

Jezabel dijo...

puto genio, q semhabía olvidao

SUFIAN dijo...

Colega, has estado en el desierto, has vuelto de los infiernos y tienes una mochila que se multiplican los trokolos, no te confundiran con el mesías? Ten cuidao que la civilización está muy jodida ahora mismo, no te lleven otra vez para el Calvario.

GLoRia dijo...

Insomnio y lo primero que hago es ver si hay algo nuevo por aqui.

Me encanta porque me engancha y en cierta medida me coloca... por cierto cada vez me apetece más un porrico de los tuyos.

Uve dijo...

pues mucha pasta es esa la de "500 euros cuando termine la semana"...

¿a ti te han engañado?
¿te has documentado bien? XDD
raruno que ellos...terminen el mes con unos 2.000 euritos... raruno...

todavía recuerdo el año que tuve que irme a ayudar a mi family a terminar de recoger los pimientos esos enanos verdes que pican a rabiar ... la fabrica iba a dejar ya de cogerlos y quedaban un montón en las plantas ¡así que todos al ataque a darle al menos una vuelta más a todas las tierras!... del calor, de andar agachá cogiendo bichitos... de cargar... me empezaron a entrar todos los males, terminé asmática perdía, sangrando por la nariz... y loca de ganas de volver, si...

creo que fue entonces cuando dije... tu estudias y sales de esta mierda de destino que un señor quiso que tuvieran todas las personas que llegaron a este pueblo tan bonito, cuando el señor ese se puso a hacer pantanos por toda españa... a formar ganaderos y agricultores pero en plan cutre...

Joaquin dijo...

Joder... la verdad es que todo lo que tenga que ver con la agricultura es bastante matao... yo llevo varios años cojiendo almendras los veranos para pagarme los vicios, y es lo peor... calor, bichos, cargar peso por caminos y bancales inmundos...
Lo dicho, prefiero estudiar mil años antes que currar en el campo... De todas formas, alguien tiene que hacerlo, aunque los contratos basura/esclavistas deberían abolirse... pero la gente se aprovecha de los que no tienen nada... así el hijoputa del viejuno ese puede tener la puta mansión... de las perras que les debería dar a esos pobres inmigrantes.
Asco de ricachones asquerosos, intentaré recordarme que si alguna vez en mi vida gano pasta, no ser tan hijodeputa y malnacido como ellos.

Belén dijo...

Joe... siempre había oído hablar de esos invernaderos, pero mas que el infierno, parece un campo de concentración...

Besicos

Cris dijo...

Qué mal cuerpo, tron.

Recupérate, ahora que has vuelto, tú que puedes...

Besos!