lunes, 24 de mayo de 2010

HADAS


Desmadejada en el asiento de atras del coche, mientras se limpia el coño con un clinex, sigue insistiendo en que es un hada.

El cliente esta meando fuera y se rie de las ocurrencias de la puta.

Ella habla de un mundo paralelo que entró en decadencia y desde donde los seres mágicos soplaban alientos en los oidos de los que sabian escuchar, siendo el origen de todos los cuentos y leyendas que pueblan libros, peliculas y canciones.

- Ya no queda nada alli. Todo se convirtió en fango un noche y ni siquiera las artes mágicas más poderosas pudieron hacer nada.- dice mientras tira el clinex por la ventana.- No deberias follar sin codón, puedes enfermar...Yo no tengo problema, soy un hada.

El cliente se sacude la polla, sube su bragueta. Se gira. Ella sigue alli con la faldita remangada, las piernas abiertas y el coño rojisimo intentando reventar una espinilla que tiene bajo el ombligo.

El cliente abre la puerta del coche y le hace un signo con la cabeza para que se baje.

La espinilla revienta. Ella sonrie. Levanta la uña y muestra una sustancia grasa y amarilla.

- Es polvo de hadas... con el suficiente podrias volar... en serio.- dice ella.

- Ya, nena.- dice el cliente insistiendo en que se vaya.- pero es que yo no creo en las hadas....

Y la puta, sin un grito, muere, se desinfla y desaparece.

6 comentarios:

Jezabel dijo...

Pobre hada, ya nadie cree en nadie.

Ni de las putas te puedes fiarrrrr (Koltés)

Besos

Odiseo de Saturnalia dijo...

Todo radica en la indiscutible veracidad de que Tinkerbell era proclibe a ser monoparental. Ahora bien, no sé si su objetivo era hacérselo con el Peter o con la mojigata de la Wendy. Yo que el chaval hubiera fomentado la bisexualidad entre las féminas en el país ese del Nunca Jamás, y me habría acostado hasta con la india... en grupos de tres.

¡Qué vivan las hadas vivan! Cogía yo a la campanilla, en la misma plazoleta, bajándome la bragueta le hacía bajar al pilón... matarilerilerón.

P.D. Perdonadme. Estoy tomando antibiótico. No, no para lo que estáis pensando. Es para una muela. ¡joder!

Belén dijo...

Si no se cree,pues entonces se muere... lo entiendo...

Besicos

SUFIAN dijo...

Mas bien el tio se había comido un corázón rojo o una pirámide negra o vete tu a saber que clase de ácido y lo de la espinilla al lado del ombligo era la válvula de aire de la muñeca hinchabe.

Cris dijo...

Pobre Hada. Me solidarizo con ella.

Besos!

Águeda Torrado dijo...

le caerán 100 años de condena por homicidio involuntario, las brujas y los gnomos, le haremos la vida imposible.

Que se prepare

maldito bastardo escéptico