jueves, 19 de marzo de 2020

ESTADO DE ALARMA POR CORONAVIRUS. DIA 3.

Hoy comienzo el día como todos, con lentitud de cuadro o de melodías funerarias.

Abro los ojos sin necesidad de alarmas. Hoy con el sol. Otros días aun de noche. De repente sigo vivo. Cada día es eso, un recomienzo inspirado en lo ocurrido días anteriores con situaciones que sucedieron que generan nuevas situaciones que suceden y que deben ser resueltas del modo más coherente. Esta coherencia no es siempre la más moral , ética,  religiosa, tecnologocientífica o políticamente correcta, estos caminos ya los recorrí con dudas antaño y confirmaron mis suposiciones previas a transitarlos... que no me sirven. Mi coherencia es propia, basada en la experiencia, en el sentido común y sobre todo en mi propio interés y en las necesidades de mi alimaña.

Navego por las jornadas diarias sin prisas.

Me afeito.

Me ducho.

Me seco.

Me visto ( tengo 8 pantalones iguales, 8 camisetas iguales, 8 sudaderas iguales, 8 pares de calcetines iguales y 8 pares de zapatillas deportivas para el día a día, para salir tengo algunas piezas de abrigo y calzado adecuado... mi alimaña tiene su propio vestuario.)

Mis desayunos son amplios y he de reconocer que suelo saltarme, de vez en cuando, algunas reglas que me impongo para no superar un peso adecuado a las necesidades físicas que me impone la captura de mi alimento más importante, la carne. Un par de kilos de más en el abdomen suponen menos velocidad, menos metros recorridos a la carrera, menos capacidad de carga, más trabajo cardiovascular y menos vida. Así que sí, me gusta cuidarme. Nunca falta en mis mañanas lacteos, cereales, frutas, aceite de oliva y alguna pieza de carne magra y ausente casi por completo de grasa que suelo seleccionar de piezas provenientes del cuello o de los hombros de presas seleccionadas y aficionadas a la vida saludable y que practican deporte casi cada día. La vida activa que llevan estas personas infiltran grasas marrones en estas zonas de su anatomía y de todos es sabido que es la grasa más saludable y, a mi parecer, la más suave y aromática. Por algo es el 5% de la grasa que tenemos al nacer y que perdemos a los tres meses de vida.

Después del desayuno y tras algunos minutos defecando con autentico deleite me centro en mis labores diarias. 

Organizo y limpio mi entorno. El tiempo que dedico a esta actividad es proporcional al tiempo que mi alimaña haya requerido la tarde, noche o día o días anteriores. Si hemos estado de caza y se ha pasado toda la noche desangrando, cortando y refrigerando, esta actividad puede llevarme toda la jornada. Si mi alimaña esta tranquila, como estos últimos días, apenas he de hacer nada.

Me gusta el orden y hace años, una persona muy querida,  me enseñó que si no desorganizas no tienes que trabajar en organizar de nuevo. Por cierto que si aún cierro los ojos y me esfuerzo ligeramente puedo sentir el rastro de sus aromas en mis guisos. Hay personas a las que nunca se deja de querer.

Con mi entorno ya adecuado, me centro en mi trabajo.

Yo teletrabajo casi desde siempre.

Al desarrollarse estos apetitos míos tan específicos durante la adolescencia tuve que dirigir mis capacidades de aprendizaje a entornos que me mantuvieran, a mi y a mi alimaña, lo más alejado posible de mis congéneres.

Yo practico la distancia social casi desde siempre.

Tras mis primera cacerías me di cuenta que necesitaba espacio y mucho tiempo para poder realizarlas y salir airoso del ruido social que ocasionaban y las fatales consecuencias judiciales que podrían acontecerme si en algún momento mi metodología no fuera la adecuada y terminaran pillándome con las manos ensangrentadas y el estómago repleto de carne de individuo o individua selecciona al azar, torpemente acechada y cazada a la vista de todos. Así que me decidí por el mundo de las ciencias exactas y en concreto por el, entonces, novedoso mundo de las computadoras. 

No soy demasiado brillante en cuanto a capacidades intelectuales, pero si muy aplicado, constante y laborioso. Lo que otros aprendían en apenas unos días, yo necesitaba semanas para conseguirlo. pero tras varios años y más que muchas horas de estudio, me convertí en un joven programador que podía trabajar desde casa. Entonces eramos tan pocos y el trabajo tan abundante que pude costearme una vivienda amplia en el barrio donde habito, acorde a mis "otras" necesidades. Por aquel entonces la aparición de Internet me supuso la felicidad absoluta al conseguir desaparecer del mundo físico de mis clientes. 

En la actualidad mi vida laboral se centra en contratos bien remunerados sobre análisis de datos para estudios de mercado, desarrollo de sistemas de seguridad para empresas de juego online, asistencia en labores de SEO para grandes marcas, diseño de interiores en 3D y lo último y más entretenido: Social Media Manager para distintas agencias de publicidad repartidas por todo el planeta. Años de experiencia me permiten poder seleccionar lo que me apetece hacer y me permiten tener un buen fondo económico repartido en inversiones, criptomonedas y varias cuentas bancarias en distintos paises de las que podría vivir indefinidamente, si fuera necesario.

Reparto en tres mi horario laboral sin horario. 

Tras varias horas, las que requiera lo que sea que esté haciendo, suena mi primera alarma del día hacia las 13:00.

Hacia esa hora suele llegar el repartidor de la empresa que contrato con mi pedido de comida diaria. 

Me gusta comer productos frescos.

Para no interactuar con ellos he diseñado la entrada a mi vivienda de un modo muy particular. 

Seleccioné una vivienda en un piso de altura donde existe un vecino por cada planta, de esta manera evito zonas comunes. Tras llamar a la puerta exterior esta activa una pequeña pantalla donde indica que en ese momento no puedo abrirles al estar concentrado en mi trabajo, o por no estar en ese momento en mi domicilio, o por haber salido unos minutos... varios mensajes que aparecen al azar para no crear conductas de comportamiento y, así, alejar a posibles amigos a lo ajeno. En la pantalla se indica que se abrirá la puerta automáticamente y que deposite lo que sea que lleve en el suelo de la siguiente estancia. Al entrar otro mensaje en su interior le indica que esa estancia se cerrará en 5 minutos para que sean rápidos y efectivos. Cuando han terminado pueden poner su recibo bajo una impresora que marca con mi firma especial para entregas. Cuando abandonan esta pequeña habitación y se cierra la puerta exterior tras ellos, yo abro la puerta de acceso a la vivienda e introduzco mis viandas o el paquete de Amazon, o lo que sea. El sistema lleva alimentación eléctrica independiente por baterías, los últimos instalados son los Powerwall de Tesla y son impresionantes, ya que en una ocasión se fue la luz y tuve que salir personalmente a abrir al repartidor que gritaba dentro. Toda mi vivienda esta perfectamente insonorizada y el pobre hombre tuvo la terrible sensación de encontrarse sólo y encerrado en un pequeño espacio similar a una cámara anecoica donde no escuchas bien ni tu propia voz. Tuve que abrir mi puerta, calmar al hombre y abrir la puerta del exterior del modo manual que solo yo conozco. Bueno, que solo conozco yo  y mi alimaña. A la que tuve que calmar durante varios minutos antes de abrir puertas ya que se despertó de repente al saber de una presa cercana y recluida y a la que tuve que mantener sujeta con fuerza mientras cerraba la puerta posterior y ambos veíamos alejarse hacia el ascensor esa suculenta pieza de unos 70 kilos, alrededor de 30 años y tan próxima e inmediata.

En fin... Hoy no sonará el timbre.

La alerta por coronavirus ha interrumpido ese servicio y de momento tendré que servirme de los restos de compras anteriores y de mis conservas. He previsto que hasta el sábado tengo lo suficiente para subsistir sin salir.

Asi que en este momento, alrededor de las 13:15 suelo comenzar a cocinar. 

Básicamente me defino como vegetariano ovolacteo no practicante. Algo así como los católicos que fueron bautizados y que tal vez hicieron la primera comunión pero que nunca acuden a los oficios religiosos aunque siempre se acuerdan de sus dioses cuando las cosas no les van bien.

¿Que parece una broma?.... ¡ Por supuesto que lo es !... me gusta gastarme bromas y un momento de cómica ironía siempre viene bien en esta mi vida de yo conmigo mismo... y mi alimaña. Aunque ella sonríe poco y cuando lo hace intimida mas que agradar.

Hoy tengo un estofado de patatas con carne mechada de una presa que llegó a mi nevera hace dos meses, en pleno invierno y de la que recuerdo, costó bastante sacar todos los pelos de su abrigo de visón que mi febril alimaña incrustó con cada mordisco en la parte lateral derecha de su abdomen. El estofado lo tomo siempre un día después de haberlo cocinado, de ese modo se intensifican aromas y sabores. Lo acompaño con pan que hago yo mismo con masa madre propia y un vino blanco con algo de queso curado y ensalada para terminar la comida

Después de comer le dedico 30 minutos a ponerme al día de lo que sucede ahí fuera. Estos dias hay poca variedad: Coronavirus por aqui, coronavirus por aca, por allí, por acullá... 

Suelo ver la televisión para acceder a la información rápida y facilona que ofrece. Son programas informativos con titulares y poco más, con algún análisis sintetizado para ser comprensible en las mentes de sus usuarios cada vez mas idiotizados y que aseguran un publico manipulable y miedoso. Una sociedad de prejuicios, y intransigencias que se inventa valores para sentirse mejor consigo misma y que alienta al rebaño a respetar a sus pastores.

Y a mi alimaña le encantan los rebaños.

Una siesta de 30 minutos en mi sillón de la siesta. 

Al despertar un buen trago de agua y una ración de chocolate negro me preparan para unas horas de trabajo intenso.

Hacia el final de la tarde una pausa de 30 minutos para tabla de ejercicios aeróbicos y de fuerza, y otros 10 minutos de entrenamiento exclusivo golpeando al saco con distintas técnicas y con varias partes el cuerpo ( manos, puños, codos, rodillas, tibias , pies , cabeza ).

Ducha.

Cena suave. Me encanta hacer paté en la Thermomix. Aún tengo un par de tarrinas de paté de campaña con el magro y la papada de un hábil notario de provincias que sucumbió a mis encantos culinarios. Una cerveza de trigo y un ensalada de tomates cherry con canónigos es más que suficiente para cerrar hoy el día.

Envío el resultado del trabajo diario a mis clientes.

Me siento en mi sillón y leo sin criterio. Todo me sirve. Novela. Revistas. Editoriales. Poesia. Folletos. Artículos científicos y pseudocientificos. Libros físicos y online. También se cuela algún vídeo de youtubers... Todo menos Twitter, el desagüe de aguas negras de este siglo XXI.

Durante todo el día me acompaña una secuencia musical que se genera al azar de entre varios servicios online y que apago cuando duermo o cuando necesito concentrarme. Tarareo y silbo a menudo.

Al final de la jornada apago luces y  me asomo a la terraza que esta cerrada al exterior. Me gusta  mirar y ver como viven las personas que están dentro de esos pisos. Algunos comen, otros leen , otros se quitan la ropa para meterse en la cama. Las luces se van apagando.

Un día más... un día menos.

Y hoy mi alimaña esta tranquila... aún queda carne en la nevera.



miércoles, 18 de marzo de 2020

ESTADO DE ALARMA POR CORONAVIRUS. DIA 2.

Me estoy quedando sin carne.

Tres días encerrado y en mi despensa cada vez hay menos muerte. Del tipo de muerte que me da vida. Carne cazada, mordida, arrancada, escogida, cortada, sazonada, empaquetada, acumulada, refrigerada, cocinada y degustada... con una cerveza bien fresca.

Apenas queda para dos o tres días y escucho por televisión que serán 15 los días de encierro, que no de soledad. Estoy muy acostumbrado a mi mismo, a mis pensamientos y a mi casi absoluta ausencia de emociones. Llevo tantos años dentro de mí que he conseguido sentir el mundo como a través de un guante de latex de esos azules que ahora se han puesto tan de moda. Nada que esté al otro lado me resulta del todo real, son formas que  se mueven, estaciones de tiempo que trascurren y murmullos entre ruido.

Y es mejor asi, porque cualquier rasgadura provocada o accidental activa a mi alimaña, a mi bestia, al que siempre tiene hambre de fibras musculares y sangre sin ruido, que hace que mi rutina se esconda en una enorme habitación oscura desde la que, cómodamente sentado, observo sin pestañear como rasga mis paredes aislantes y olisquea el aire y selecciona la presa y caza y me alimenta.

Tenía que haberlo previsto pero mi distancia social es tan amplia que aunque escuchaba sobre el aumento de contagiados y victimas en tantos sitios del planeta, sólo podía pensar en el sabor de esas carnes infectas de tan reciente virus. Tal vez afectaría en algo a su sabor final y deberían ser condimentadas de forma distinta a la habitual. Quizás la infección acelerara el deterioro de la carne y el  proceso de descomposición fuera más rápido y tal vez intensificara su paladeo. Es posible que la carne de los contagiados que apenas muestran síntomas y sobreviven sea particularmente exótica por su novedad en mi menu. 

Todas estas dudas ya fueron resueltas con anteriores infecciones de años atrás y mi exquisito paladar supo reconocer en el 2009 durante el brote del H1N1 ciertos matices en los aromas de algunas partes específicas, sobre todo internas. Y es que me encanta la casqueria, no puedo evitarlo. Esa intensa satisfacción de unos buenos riñones al jerez o una tortilla de ajetes y sesos o un suculento filete de hígado encebollado. Es lo que tiene la casquería, que regala mucho con muy poca preparación. Todo lo incluye, no hay que sacarlo.

También recuerdo las suculentas cenas durante los años 80 de aquellas carnes con VIH. Que joven era mi alimaña entonces. Que rápida y ágil. Que certera en sus decisiones y aplicada en sus métodos. Olía, seleccionaba y vencía. La caza en los parques de mi ciudad donde las presas se besaban, follaban o se drogaban era tan simple y casi hermosa. Acechar tras el seto. Respirar los aromas. Salivar por la sensación futura. Seleccionar la pieza y acompañarla en sus últimas horas, a veces incluso, durante sus últimos días. Y en todo ese tiempo aprendías a quererla, se establecía un vínculo de algo parecido al amor espiritual entre un creyente y su Dios o Diosa. Sus caminos eran los mios. Sus amigos eran los mios. Sus familiares eran los míos. Sus vecinos eran los mios Su vida era la mía durante el acecho. Su vida era la antesala de la mía. En fin, que me enamoraba sin remedio. Y las sensaciones de aquella moderna carne infectada en un mundo de músicas y estéticas sin límites,  daban alas a mis horas de aderezo, aliño y condimento en la cocina. Nunca fui mas creativo en mis recetas ni mas audaz en la caza.

Pero debo alejarme de tanta nostalgia.

Me estoy quedando sin carne y he de replantear mis métodos de sustento. Ahora las presas están en sus madrigueras. Seguras y encerradas. Los parques vacíos. Las calles despejadas. En los aparcamientos exteriores de los grandes centros comerciales no hay un alma. No hay noches de alcohol y desenfreno que invitan al abandono. Se me ocurre un símil tonto al ver ciertas imágenes en la televisión de personas comprando compulsivamente, siento su frustración. También los estantes de  alimento en mi enorme supermercado vital están casi vacías.







jueves, 18 de julio de 2019

PERSPECTIVAS RELATIVAS EN TIEMPOS DE OCASOS CONTAMINADOS

La jodida perspectiva se pone terca cuando uno esta borracho. O enamorado. O las dos cosas. O será la morfina?. En fin. Demasiadas posibilidades. El caso es que en este estado no se si su cuerpazo viene o si se está marchando. Así que no se muy bien que decir. Si un Hola enfático y alegre, o un Hasta Siempre largo y templado. Lo cierto es que me importa una mierda que decir o callar. Lo que realmente me sorprende son las tonalidades que el cielo toma a estas horas. Una vez leí que los ocasos son ahora los mas bellos desde el comienzo de los tiempos debido al aumento de la contaminación que mezcla sus males con los rayos solares y el resultado es una paleta de colores en el cielo demasiado bella, de esas que marean. Y cuando uno se marea, el horizonte se multiplica... los colores se multiplican... y todo aun mas hermoso y más terrible... y todo es empezar y terminar .. empezar y terminar... Yo no le prometí nada. Sin cadenas. Amor todo pero sin cariño. Pasión toda pero sin subrutinas. Mentiras de esas que parecen verdades para follar más bonito. Y ella asintió con la cabeza y se hizo la interesante y me gustó bastante. Nos lanzamos el uno contra el otro, sin victimas. Pero joder, no sabe mentir y ahora quiere quedarse. Y no se muy bien donde. Para quedarse hace falta un espacio-algo-tiempo-uñas que yo no poseo. Si se queda donde sea que quiera quedarse es muy probable que yo ya no esté allí. Pero insiste. Y los colores del ocaso son tremendos. Y no se si viene o si se va. La jodida perspectiva. O la relatividad. Apenas veo su silueta, a lo lejos, creo que aun me mira o fuma. Pero ella esta quieta. Son mis pies los que se alejan. ¿A donde cojones creéis que vais pareja de imbéciles chanclas?... ¡¿Quietos pero ya!!... ¡Ni un sólo paso más!.......  Del sol solo queda su rastro en los colores que aun genera en ausencia. ¡Hay hasta un morado!. Y según parece, voy directo hacia allá. Sin Holas y sin Hasta Siempres.

Du-dua...

Du-dua...

lunes, 8 de julio de 2019

MEDIAS

A medias, contigo.
Siempre a medias.

Me lío en tus medias.
Mi boca en tu medias.
Mi hambre en tus medias.
Suaves tus medias.

A medias contigo.
Siempre a medias.

Se abren tus medias.
Te bajas la medias.
Las dejas tiradas.
Medias olvidadas.

A medias contigo.
Siempre a medias.

Amanece y huyes.
Tus tiempos a medias.
Tus medias de tiempo.
Inhalo tus medias.

A medias contigo.
Siempre a medias.



viernes, 28 de junio de 2019

BALBUCEOS

Ahora dice que se pierde entre tanto ir y venir de palabras que significan demasiadas cosas y que suelen estar en bocas de otras personas, " que a poco que rasques, son gilipollas". 

Sus opiniones en el bar son de lo más ocurrentes. Mira la televisión muy atento durante un buen rato, escuchando lo que sea que aparezca en ese momento: Informativos, telerealidad, deportes, misa dominical, anuncios o más anuncios... Y sin despegar la vista de aparato, coge su vaso de tinto, se lo acerca a la boca y lo bebe, atento entonces a las formas que el vino genera... muy atento al fondo del vaso, hasta que lo termina. Se limpia la boca con una servilleta de papel que suele doblar mientras habla al vacío ante él:

- Y todos estos que salen y opinan, que gobiernan y mandan, que meten goles por la escuadra,  que informan de todo sin apenas saber de nada, que entrevistan a seres que sufren exhibiendo sus miserias, que escriben libros que nadie lee pero que son buenísimos o películas con amiguetes o amiguetas que no perdonan más allá de los títulos de crédito,  o esas mujeres que ponen a parir a los hombres y esos hombres que ponen a parir a las mujeres de un modo muy paritario en ambos casos, o esos politicos y politicas y politiques y politiquis y politicus que saben de la gobernanza de un país lo mismo que yo se de follar con perros, que aunque lo he intentando alguna vez sigo sin saber muy bien como coño hacerlo... Y es que,  todos estos seres... NO EXISTEN... están sólo en mi cerebro de borracho crónico... son mis alucinaciones particulares... y ponme otra de vermú... JODER!!!

Y debe ser cierto todo es que dice... porque en este bar.... nunca ha habido televisión.

martes, 18 de junio de 2019

MARTA TRABAJA EN ZARA

Llama frenética a la puerta. Cuando abro me encuentro con su cara sudorosa, sus hombros ajados, un ojo morado y una mueca de profundo cansancio en su rostro.

- Joder tio... estáis sin ascensor y son cinco pisos... déjame entrar que no puedo ni con mi alma.

Atraviesa el umbral sin besarme. Abre la nevera y mete dentro la bolsa completa con lo que sea que lleve dentro.

- Espero que no haya helado en esa bolsa. Le digo mientras me coloco detrás de ella y agarrándola por la cintura le beso el hombro.

- ¡Hostia puta el helado!.- y abre la bolsa sin sacarla de su sitio. Abre el envase de plástico y vuelve a cagarse en la puta madre del puto helado.

- ¡ Dame una cuchara y deja de sobarme que hoy no vengo con ganas de fiesta !... joder cinco pisos y un helado casi derretido.

Le pongo la cuchara en la mano y se deja caer sobre el taburete pegado a la mesa. Se aparta el pelo de la frente, levanta la tapa del helado, mete la cuchara y la saca repleta de sopa de helado de chocolate con tropezones de chocolate. Traga con ansia. De nuevo hunde la cuchara, de nuevo sale  con esa masa casi liquida que hace una hora era un riquísimo helado.

- Vaya día de mierda. Primero mi puta jefa del puto Zara que debe llevar sin meterse una buena polla por el culo desde la edad media. Toda la puta mañana detrás de mi... acosándome... que si hoy estas más guapa que nunca... que si cuando quedamos... que si te sentaría fantástica esa camiseta ajustadita... que si yo te la regalo y cenamos juntas. Y como yo paso de ella y de su puta cara de Barbie de Thermomix , pues pasa del amor al odio en un chasquido de dedos y ya el resto del día es todo... Recoje... Ordena... Rápido... Estas poco atenta... Te veo lenta hoy... Como sigas así vas a durar muy poco en esta empresa... que estoy poco Zarasolizada...

Y otra cucharada. El pelo se le hacia la frente y aunque se lo aparta, alguna vez toca cuchara y ya veo diminutas pompas de chocolate en sus puntas. Al echárselo hacia atrás se esparcen. Todo comienza a oler a chocolate.

- Y salgo del curro asqueada hasta la muerte. Con ganas de no volver jamás. Y me meto en el metro para venir a verte. En el anden un puto salido le dice a dos niñas de 14 años que donde van con esas pintas de putas de poligoneras... que si no tienen madre que las controle... y que vaya mierda de pais. Me pongo de la olla. Le digo al puto hijodeputa que es un mierda malfollado y que seguro que su papaito le hizo cosas malas por dentro del pijama cuando su mamaita borracha como una cuba dormía recién vomitada en el sofá.... y como a papi le daba asco su parienta en esa estado y tenía la  polla dura... pues con el niñito... que ahora arroja su mierda sobre una niñas que no entienden nada.

Se levanta explosiva. Abre el grifo y bebe directamente de él. Cuando se sacia pone debajo el ojo magullado. Deja pasar unos segundos. Saca la cabeza del agua. Cierro el grifo. Se seca con una servilleta de papel. Se sienta de nuevo y sigue con la cuchara dale que te pego.

- Y se ha puesto a gritarme y yo a gritarle. Todo el mundo mirando y nadie hace nada. Habrán sido unos segundos que a mi me han parecido horas. Han aparecido dos seguratas y no te lo vas a creer pero....ME HAN SEPARADO A MI DE ÉL ... que me tranquilizara... que si es un anciano... que si no saben lo que dicen... total que en una de estas el anciano, que no se entera, se ha lanzado contra mi y me ha lanzada un puñetazo y como yo estaba sujeta e inmovilizada entre los dos seguratas, he sido la diana perfecta y en todo el ojo que me ha dado el hijodeputa.  Al final se lo han llevado con denuncia... y yo sólo pensaba todo el rato que llegaba tarde a verte y que vaya día de mierda...

Se relaja un poco. Se separa de la mesa. El ritmo de cucharadas es menor. Comienza a saciarse. Respira más tranquila.

- Y al salir del metro he visto el DIA abierto y me he dicho... hoy champan y helado... para que me lo unte por el cuerpo y emborracharnos. Y he comprado tres botellas y un kilo de helado. Y llego y sin ascensor.... joder cinco pisos.

Lo del chocolate hasta por el coño ya no va a poder ser, pero ese champan chorreando desde su ombligo a su coño me parece una muy buena idea.

- Y subiendo tus putas escaleras y según llego al cuarto piso... me noto rara... y joder... acaba de venirme la puta regla... y ya me da igual... estoy sin compresas... seguro que tengo todo manchado... y ya no tengo ganas de nada... solo de meterme este kilo de sopa de chocolate, de abrir una botella de champan y de tomármela entera.... y olvidarme de este puto día. Así que pasa de mi y ponte a jugar a la Play o lo que te apetezca... que yo voy a suicidarme en la ducha.