miércoles, 2 de mayo de 2012

EL JORDANO


Le llama "Jordano" porque dice que en Jordania estan los hombres más atractivos del mundo. "Si tus ojos fueran menos claros, alli te sentirías como en casa". Le remueve los rizos mientras le come el coño. Le besa con furia despues de cada orgasmo. Le mira mientras duerme, acariciandole los pelos del pecho.

Se siente culpable por estar casada, por alejarse estas horas de su hija, por tener miedo, por si la ven, por si se enamora, por no parecer lo suficientemente bella, por no ser demasiado alta, por no haber tenido tiempo de despedirse de su padre cuando falleció, por aquel pintalabios que robó a los 17...

La culpabilidad la hace una gran folladora. Convierte el sexo en refugio y todo vale.

Hoy quiere probar a su "Jordano" por dentro. Él le indica como hacerlo. Lubricante al agua sin cortarse alrededor de la entrada del culo. Circulos lentos y penetrantes. El Jordano se relaja mientras ella se centra en mirar como entra su dedo corazón por el culo del amante.

Sana de sus culpas... y ahí y ahora desearía que 10 Jordanos más la penetraran por todas partes y se corrieran todos en su boca.


Pacientes las manos
recorren el vello
de la entrada al ocaso
de su cuerpo perfecto.

Circulos demoniacos,
baile tribal con el dedo
que se pierde entre los plieges
con remolinos certeros.

La penetración termina
con limite de nudillo.
El corazón sale y entra.
El se retuerce gozoso.
Ella sonrie y le besa.

                                                                          momentos anales. 2012




2 comentarios:

Belén dijo...

Contra la culpa, el pecado :)

Besicos

poeta javier poveda guido dijo...

Excelente lugar de relatos y poesía! , aquí me quedo felicitaciones , no más palabras , saludos