jueves, 3 de marzo de 2011

DESIERTOS SIN PRINCIPITOS


Hay desiertos sin principitos en los que no deseas que te olviden y en los que el agua es un recuerdo y las emociones un peso demasiado pesado. Las damas de fierro tabletean como picados dientes siniestros que no debes perder de vista, en tu boca o en la de otros, es un sonido facil de reconocer y dificil de olvidar. Ellos te mirán alejarte sabiendo que no volveras, como prometes. La vida es jodidamente dura y a ellos parece no importarles demasiado. Podrías contarles miles de cuentos y darles esperanza y eso sería lo más cruel de todo y lo más hermoso y eso produce delirios y pesadillas crónicas. Y nada resulta facil. Y todo resulta estúpido. Y lees que hay un nuevo Ipad, nuevas sonrisas de politicos mentirosos, nuevos amores rosas y a tu alrededor todo es arena, un inmenso cementerio-continente lleno de zombis con sida que sueñan por aquello de lo que tu huyes. Las damas de fierro tabletean de nuevo y tu bajas la cabeza y se la haces bajar a los demás. Haces el pino y conviertes el cielo en infierno y la arena en precipicios.

Bebes y sudas. Sudas y bebes. Sudas y sudas.

Alguien pone una porcion de pan sin miga en tus manos. Alguien se pega a ti para dormir en la más fría de las noches. Alguien te sonrie cuando te ve llegar. Guardas tu dama de fierro y sacas tu nariz de payaso y haces que los niños y niñas olviden los restos de sangre seca y los odios de sus mayores. Es hermoso y terrible y cruel. No entiendes nada y todo te empapa. Te sabes al borde y te la suda. Alguien te besa.

Y tu sólo puedes llenarte la boca de arenas ardientes para no gritar como un puto loco terminal.





1 comentario:

Blogdeunadepresiva dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.