sábado, 30 de agosto de 2008

VERANO 2008. MI AMIGA CANDELA

La amistad tambien es posible en verano. No todo es meterla en caliente. Hay personas que te alumbran con una luz diferente. Candela es una de esas luces. Y aunque nos conocimos uno de los primeros días de mi agosto actual, hoy es buen dia para dejar por aqui su nombre.

Andaba yo a mis cosas. Sentado en mis noches, en el muelle del puerto con las piernas colgando sobre el agua, un vaso de ginebra con hielo, liandome un buen porro y silvando melodias inventadas. Candela aparece a mi lado. Bajita, pelo rubio y ensortijado, ojos tremedamente verdes y metida en un vestido vaporoso e infinito. Tambien le fascina el mar y los barcos, con los ojos muy abiertos parece comerlo todo. Me mira, sonrie y con su mano derecha señala hacia el agua "¡PECES!" me dice. Y avanza hacia el borde sin verlo, decidida hacia el agua. Tiro el porro al suelo, la ginebra se pierde en el empuje, salto hacia ella y consigo que solo asome un pie en el vacio. La levanto y coloco su cara a la altura de mi cara.

- ¿Donde está tu madre?
- ¡PECES!.- grita irritada y girándose con fuerza hacia el agua.

Miro a mi alrededor buscando unos ojos desencajados de terror de madre que busca a su niña de tres o cuatro años que acaba de salirse del perimetro de radar materno. Hay muchos rostros, pero ninguno como el que busco. Candela se ha puesto a jugar con mis gafas de sol. Decido buscar un segurata para que llame a alguien que se haga cargo de la pequeña. De repente una voz que da gritos al agua a unos 20 metros de donde nos hemos conocido Candela y yo. Es mujer. Unos 25 o 30 años. Delgadísima. Morena desgreñada. Los ojos como los de candela, aunque sin luz. La heroina mata las luces de colores. Grita al mar ¡CANDELAAAAAAA!... ¡CANDELAAAAAAA!

- Vaya. Te llamas Candela.- Ella juega intentandome quitar las gafas de sol. Hago gestos de colgao. Candela rie..- Candela de apellido hija de yonki, ¿eh peque?... mala suerte desde muy pronto... ¿Vamos con mamá?.- y su sonrisa vuelve a dar luz en la noche.

Me acerco a la madre. A su lado un ingles muy alto y tambien muy delgado intenta sujetarla para que no caiga al agua. Todos los que pasan al lado oyen los gritos, pero nadie mira... el mundo es una mierda.


- Oye, perdona... ¿esta niña es tuya?
- ¡¡CANDELAAAAAA!!!... Me arranca a la niña de los brazos. Candela llora del susto.- ¡MI NIÑA, MI NIÑA!.- aulla la madre.

Su compañero me da palmaditas de agradecimeinto en el hombro. Sonrisa dibujada por años de caballoo y metadona, metadona y caballo. Ella se gira hacia mi y grita con voz de años de galopadas en vena:

- ¡CERDO, SEGURO QUE LA HAS TOCADO, ERES UN CERDO...!... ¡¡ES UN CERDO!!! ...¡ HA VIOLADO A MI HIJA!!!!.- grita la mamá de Candela. Y ahora si.. todos los que pasan nos miran.. el mundo es una mierda.

Se acercan dos seguratas del puerto. Uno tranquiliza a la madre, el otro se acerca y me aleja de un nutrido grupo de personas que han decidido linchar al "presunto violador".

- Mira troncko... puedo ser muchas cosas menos esa que estas pensando.- le digo al segurata.
- Tranquilo, estate tranquilo. La monta asi cada noche.
- ¡No jodas!
- Si... todas las noches la niña pasea con ella por el puerto. Siempre termina alejándose. Ella grita. Alguien la encuentra y cuando se la entregan monta el ciscote.
- Bueno... pues si es asi. Paz. ¿Un trockolito?.
- Ahora no puedo... "Estoy de servicio".- dice el segurata con voz policial mientas se aleja descojonándose.

Durante todo el mes me he encontrado con Candela casi cada noche. Decidí tener piruletas en el bolsillo del pantalon para ella. Funcionan para hacerla venir cuando me la encuentro perdida y la dejo con los seguratas o al lado de mamá mientras esta morrea con su enésimo noviete de verano.

Mala suerte niña Candela.
Se termina el verano y se me acaban las piruletas.
Candela-niña comida para peces.

He llamado decenas de veces al telefono del menor 900 20 20 10 contando el hecho durante estas noches.

Hoy me cuentan los seguratas que la policia ha llegado al puerto. Han preguntado por la madre y la niña. Se han llevado a las dos por una denuncia de los Servicios Sociales.

Mi pequeña amiga Candela ya no sera comida de peces.

Me queda una piruleta.

Seguro que a alguna de estas pedazo de hembras portuarias le gusta el dulce.


4 comentarios:

fumatadesabores dijo...

Ufff, puerto banús. Me he leido de una tacada vuestro mes de agosto cucarachil, y me encanta.
Vivo a 30 km de banús y....lo odio!! Creo que lo más cerca que he estado de él en estos años ha sido al entrar en el blog. Mundo de cartón piedra, muchos personajes y pocas personas, barquitos de papel y relojes de oro puajjjjjj
Besos, espero que sobrevivais sin que os manche demasiado de oropel ;)
Abrazos.

Anónimo dijo...

Cada día que pasa y cada vez que te leo, más me gustas, más te quiero.
Un besote amor.
Angie

jezabelarte dijo...

La madrequeosparió, que enganchada llevo, menos mal que estoy de vacaciones. Besicos

Bolero dijo...

joder escribes con las tripas, da gusto leerte por muy duro q sea lo q veo
muakkkkkkkkkkkkk